Guaidó anuncia que la ayuda entrará «sí o sí» dentro de diez días

ABC:

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, anunció ayer durante una masiva manifestación de protesta -que coincidió con los cinco años de la detención del líder opositor, Leopoldo López- que la ayuda humanitaria bloqueada en la localidad colombiana de Cúcuta «entrará en el país» el próximo día 23 de este mes. El Gobierno chavista ha ordenado al Ejército que bloquee la vía principal de acceso en el puente de Tienditas.

El ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela fue el motivo principal de la manifestación de ayer en Caracas. Guaidó viene plantando cara al régimen de Nicolás Maduro desde el 23 de enero, cuando prestó juramento como presidente interino. Desde entonces ha trabajado para que ingrese en el país la ayuda humanitaria que se estima que podrá beneficiar a casi 300.000 personas que se han visto afectadas por la aguda crisis económica y social del país.

Los caraqueños retomaron ayer las calles de la ciudad capital para exigir la entrada de la ayuda internacional que se encuentra varada en Cúcuta, localidad colombiana que ha funcionado como centro de acopio, pero que sufre el bloqueo por parte de la dictadura en el puente Tienditas que une a Venezuela con su país vecino. En esa vía dos contenedores y un camión cisterna impiden la entrada de las 100 toneladas de alimentos y medicinas donados principalmente por Estados Unidos y Colombia.

Las calles de la capital venezolana volvieron a llenarse de algarabía. Las consignas en contra del «usurpador» se repetían una y otra vez. Maduro volvió a ser mencionado con desprecio por los manifestantes que además reclamaban su renuncia inmediata. Lo mismo ocurrió durante las consignas contra la injerencia cubana.

En Venezuela también se conmemoraron las primeras protestas antigobierno, convocadas por Leopoldo López, que ayer cumplió cinco años como preso político.

 En el epicentro de la concentración, decenas de miles de personas gritaron «¡Presente!» con banderas de Venezuela. Incluso más de uno ondeaba la bandera de países como Estados Unidos y Portugal. Nuevamente las calles de Caracas se quedaron pequeñas ante la convocatoria del presidente encargado Guaidó. «Estamos aquí precisamente porque hay muchos niños muriéndose de hambre, muchos viejitos que necesitan la ayuda humanitaria. Yo sigo aquí por la lucha, y me mantendré en la lucha», dijo Daysi Montilla, educadora jubilada.

La libertad de Venezuela sigue siendo la razón para manifestarse de muchos opositores a Maduro. «Ya está bien de tanta usurpación y Guaidó nos ha mostrado esa luz y esas esperanzas, y más que por Guaidó, estamos acá por Venezuela», fueron las palabras de Bhagavan Vásquez, medium venezolano que insistió además en que a Venezuela debe llegar la ayuda humanitaria de los países que se han pronunciado a favor del cambio en el país.

Casi almediodía, Caracas dio inicio al acto de protesta. El vídeo del cantante español Alejandro Sanz, junto con Miguel Bosé, el venezolano Édgar Ramírez y otros artistas internacionales, se reprodujo para enviar a Venezuela un mensaje de esperanza y de solidaridad. Una multitud conmovida agradeció en la distancia el gesto.

Los jóvenes activistas y el movimiento estudiantil recordaron a Basil Dacosta, Robert Redman, Juan Pernalete, Neomar Lander y otros tantos jóvenes que perdieron la vida por el brazo represor de Maduro. «Todos los jóvenes estamos aquí para recordarlos, porque entendieron lo que esto significa», dijeron.

Lágrimas caían en los rostros de los asistentes que escuchaban atentos y que aún mantienen sus esperanzas intactas en medio de la crisis que ha devastado a un país entero. Y mientras hablaban los jóvenes venezolanos, Guaidó llegaba saludando a las personas que estaban a su alrededor y que inundaban las calles. Todos demostraban que son un pueblo en resistencia ante la dictadura.

«Orden» al Ejército

A su llegada Guaidó abrazó a un señor enfermo. Los manifestantes coreaban el apellido del presidente interino como si fueran hinchas de un equipo de fútbol. La multitud se arremolinaba frente a la tarima. Y al menos cinco personas que se encontraban a metros de distancia de Guaidó sufrieron desmayos por el sol implacable, el furor y la aglomeración de las personas en el lugar.

Guaidó tomó la palabra a la 1:00 de la tarde (hora local) para un discurso de poco más de media hora. Reiteró que el objetivo es sacar a Maduro y a su familia de Miraflores, palacio presidencial. Socorristas y paramédicos hicieron un pasillo humano para que hiciera su entrada Guaidó. Una vez al frente del micrófono el presidente envió una «orden directa» a la institución castrense para que permitan que la ayuda entre en el país. Unas 250.000 personas se han registrado para ser voluntarios en lo que será la organización de este proceso histórico para Venezuela y que forma parte de la segunda fase de la ayuda humanitaria.

Otros de los anuncios dados por Guaidó fue que la localidad de Roraima, en Brasil, se inscribió como punto de acopio. Esta región, al sur de Venezuela, sería el segundo centro de recolección de los donativos internacionales. Finalmente, anunció que el 23 de febrero, cuando se cumple un mes de su proclamación como presidente interino, será el día que la ayuda llegue a las familias afectadas y desfavorecidas de Venezuela. «La ayuda humanitaria va a entrar sí o sí», sentenció el presidente legítimo, afirmación que fue ovacionada por los presentes..

«La ayuda es cancerígena»

Paralelamente, la vicepresidenta del país, Delcy Rodríguez, aseguró que la ayuda alimentaria que Estados Unidos destinó para paliar la crisis del país caribeño, y que ya se acopia en la ciudad colombiana de Cúcuta, «es cancerígena» y envenenará a quienes la consuman. «Esa ayuda viene contaminada y envenenada, es cancerígena, así lo han mostrado distintos estudios científicos», dijo la funcionaria, sin ofrecer pruebas, en una alocución transmitida por la televisión estatal VTV, informó Efe. En ese sentido, señaló que Estados Unidos busca con estas donaciones y «a través de químicos envenenar» a los venezolanos. Asimismo, calificó como un «un show barato» y un «insulto» que la oposición y varios gobiernos de la región, liderados por Estados Unidos, señalen que Venezuela precisa de ayudas.

Por otra parte, el ministro de Exteriores ruso advirtió por teléfono a su colega norteamericano, Pompeo, contra «toda injerenci en los asuntos inter nos de Venezuela».

Fuente: ABC